lunes, 10 de noviembre de 2008

Existe un vacío rehuido




















Existe un vacío rehuido,
incendiado en el miedo
de cuanto asoma de nosotros.
Permanece oculto, encerrado
en el profano fragor del olvido
distante del devenir diario,
de la sucesión de hechos imbricados,
del cansancio agitado en las pupilas.

Existe un vacío proscrito,
entregado a la mudez
de la palabra herida.

Asiente mísero, excluido
en la soledad sin memoria,
endosado a la intemperie
del alma que tirita.




Leyendo poesía. 1957.
Milton Avery.
EEUU. , 1893-1965.

7 comentarios:

Madeja de Palabras dijo...

Imperdonable el silencio si tirita un alma, sea la que sea...

Precioso texto.

Un abrazo

Sacra dijo...

Pues también ese vacío nos edifica, nos impulsa al crecimiento, incluso aunque intentemos huir de él...
Un abrazo.

Saray Pavón Márquez. dijo...

Abiertos de par en par:
A Pedro Luís Ibáñez Lérida.

Parece que la distancia 
está lejos de nosotros,
dices. Que siempre quedan 
recuerdos, fragmentos sin 
olvido.

Luciérnagas que en el
útero tienen versos
insomnes como nosotros,
silencios que hablan.

Imaginas poetas sin
brechas en el alma,
al desnudo; un
ñaque moribundo o
enfermizo que se escurre sin
zapatos.

Limas la vida tocando versos
en el vientre de Lola,
respetas los ritmos
invadiéndote por dentro y
das tu corazón con los brazos
abiertos de par en par.


Pd: Es un acróstico.

ML dijo...

Este es el punto exacto de tu poesía. El punto medio que hace que me guste.

Enhorabuena.

Madeja de Palabras dijo...

Precioso SARAY!!!

Besos a todos los que andáis por aquí

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

... como no reconoceros en la ferviente Amistad Poética...

Gracias Lola, Sacra, Saray, Antonio

La vida en un beso, el que os envío desde el territorio del corazón.

Pedro Luis Ibáñez Lérida

dulce dijo...

Cómo he de llenar mi vacío si está lleno de ausencias?