jueves, 12 de junio de 2008

El aire es pesado como la sangre

El aire es pesado como la sangre
y duro como el aire muerto.
Más allá de la memoria de los hombres
-territorio de canto diverso-
escribo la sed del olvido por el tránsito
que me transparenta la belleza.
Fragilidad de la espera incesante,
abiertos los horizontes, que anuncian
tu llegada con el destino pendiente,
con el tiempo en las nubes altas,
azorado por la premura que lame
las rendijas del fugaz momento.


Describes camino y distancia

en los ardorosos brazos,
en los trémulos labios,
en las leves caricias.


Kopf.
Joan Miró.
20 de abril de 1893. Barcelona.
25 de diciembre de 1983. Palma de Mallorca

9 comentarios:

loca_poetisa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
loca_poetisa dijo...

Temo perder ese tren...
El que promete un viaje de rutas insospechas, de caricias por sorpresa y sueños de luz al alba; de frescura, de palabras, de locura apasionada.

Y le temo a la distancia, esa que nazca entre mí y esta estación bien amada.

- Qué hermoso. Me sentí identificada, Pedro -

Beso & abrazo

Luis Miguel dijo...

¡Qué poema, Pedro!. Aquí y ahora.
Felicidades.

Saray Pavón Márquez. dijo...

No se por qué se me viene a la mente decirte uno de mis "Calla." "No pronuncies..."

Un besazo Pedro. Ais, que te me bañas en melancolía...

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

... desde el andén los trenes parten como los deseos, abriendo el camino hacia su destino...

Ese tren está esperando a que lo tomes. A que hagas el viaje prometido y despiertes amaneciendo en ti.

La distancia no tiene medida por que no hay temor a que aquellos regresen a la "estación bien amada" de la que partieron. El banco de la estación se alegrará que los esperes con los acordes de tu guitarra.

Tienes la voz azul
como océano abierto,
y la Palabra dormida
de susurro en la cuna.
Tienes el tono bruñido
de metales blancos,
y la dulzura de flores,
silvestres en primavera.

Gracias por continuar en la senda de La Palabra.

Un beso de vida.

Pedro Luis Ibáñez Lérida.

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

Hermano Poeta, ya he visto la fotografía de tu hija Olga. Me alegro muchísimo que, por fin, esteis en casa y disfrutéis de estos momentos de felicidad.

Un placer, como siempre, saber de ti. Agradecerte, de corazón, que hagas de La Poesía un Lugar de Encuentro y Amistad con tus generosas palabras.

Tu Palabra, es mi Palabra,
la del acento sin nombre
y de hombres sedientos
de brindar con ella.

Tenemos pendiente un encuentro entre cerveza y avellanas...

Desde el mismo lado del verso...

Pedro Luis Ibáñez Lérida

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

Ese vídeo de "Calla" no me apabulla como los demás. Eleva mi espíritu y lo hace libre...

Prefiero leerte. Las palabras se ponen a mi alrededor. Elijo ponerles mi voz, aunque la que realmente me gusta es la tuya. Pero prefiero ponerles mi voz, leyendo pausadamente , sin prisa, dejando que me habiten...

conBErSandO entre BErSOS.

Eres increíble.

Pedro Luis Ibáñez Lérida.

Saray Pavón Márquez. dijo...

Me pregunto qué harás cuando rompa mis barreras y consiga la intensidad de mis vídeos en persona :P jajajaja

Poco a poco consigo entregarme algo más ;)

Un besazo!!! Compañero, amigo, poesía andante,.... :)

dulce dijo...

Pedro,
es el corazón quien no detiene su marcha, parece latir a veces aletargado, pero lleva la misma prisa del tren y el sabe bien que no se puede suprimir la distancia...
Un abrazo.