martes, 26 de febrero de 2008

Sostenido en la lengua, un balbuceo

Sostenido en la lengua, un balbuceo
define la estupefacción del día,
perplejidad, inusitada y extraña,
vislumbrada tan de mañana.
La lluvia engalanó la desnudez
de los árboles adormecidos;

trémulas gotitas lucen en sus ramas,
hasta que la brisa intempestiva,
se lleva sus menudas sombras.


1 comentario:

Saray Pavón Márquez. dijo...

Y lo peor es saber que a veces somos como esas pequeñas gotas. Espero que, aunque nos zarandeemos, no nos caigamos.