viernes, 4 de julio de 2008

Desabotono la flor de tus ojos


















Desabotono la flor de tus ojos

carne templada y bulliciosa,
y asiente la presencia delirante
que cantan tus sienes y cintura.
Hay lugar y acomodo de ansia
despierta en la huella de tu boca,
dedos, yemas, pecho, nuca, espalda.





The joy of life. 1905-1906.
Henry Matisse.

9 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

El jardín del eden... sin serpientes que nos riñan ni nos llevan por mal camino. Aunque quizás el mal camino no sea tan malo, sólo sea un camino más.
Saludos

loca_poetisa dijo...

Enredo de cuerpos, para no saber muy bien dónde acaba uno y empieza el otro. Serenidad de aromas almizclados de deseo, siempre bien acogidos.

Beso & abrazo

Lamiradadelhombre dijo...

Vine a respirar un poco de aire de la nueva poesía que dibujas, y se ensancharon mis pulmones de tantos y tantos versos, de una flor y unos ojos. ¡Que no se rindan nunca tu palabras!, porque alimentan a los que buscamos unos minutos de paz y aliento, antes de seguir buceando en la vida cotidiana.

Felicidades amigo por tus poemas.

dulce dijo...

Alegrías de la piel, desdibujar en caricias todas las soledades. Brasas solo avivadas por labios deseosos de más fuego.

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

... abramos caminos de luz, Antonio:

la que se aproxima a tu cámara para deleitarnos con tus fotografías y a tu creatividad lírica para ofrecernos tus palabras.

Sigamos en la luz.

De vida los abrazos.

Pedro Luis Ibáñez Lérida.

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

...estar en el ser del otro...

Irrumpir en la estrecha cavidad que no nos separa. Desear tu húmeda raíz en el lecho.Acabar en el lugar que sólo recuerdo en los pájaros que vimos alejarse en bandada.

Un beso de vida.

¡¡ Sé feliz !!

En la hermosa Palabra que nos desnuda.

Pedro Luis Ibáñez Lérida.

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

...con voz de hierba andas a ras de mi palabra...

Gracias Hermano Poeta por compartirte en este lugar abierto a lo que queráis. Otros amigos se hacen de todos en el lugar común que nos saluda. Vuestras voces inscritas en este Cuaderno son historias de luz.

Desde la voz del hombre a la mirada de hombre: nos reconocemos.


Pedro Luis Ibáñez Lérida.

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

...teas que rodean el ardor de cuanto hallo en la piel que me guía...

Sanar la herida a golpe de besos y dejar que la saliva empape el rastro de los deseos.

De puntillas los dedos suben por tu nuca.

Pedro Luis Ibáñez Lérida

Euphoria dijo...

Muy gráfico. Me gustó. Sintetiza brindando mucha información.