lunes, 21 de julio de 2008

Gracias, de corazón.

Reconocernos en La Palabra Poética, nos permite albergar la esperanza que trasciende en la complicidad del lector y el poeta, y viceversa.

Gracias por corresponderme de esa manera tan próxima y cercana. La que nos invita a seguir en la Senda Poética, en El Camino del Encuentro.

Este territorio, como bien sabes, es también tuyo. La puerta siempre está entornada. Empújala levemente, descálzate y
no dudes en acomodarte.

Durante unos días estaré ausente. Pero en breve regresaré .

Un beso de vida.

Pedro Luis Ibáñez Lérida.








El encuentro. 1959.

Remedios Varo Uranga.

2 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

La caja de pandora se recrea en la alacena de las palabras. Precioso
Saludos

loca_poetisa dijo...

Vuelve pronto. Gracias.

Beso & abrazo