jueves, 10 de julio de 2008

Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos,


De un verso de Miguel Hernández.
El rayo que no cesa. 1934-1936.



Mis ojos sin tus ojos, no son ojos,
son agujeros excavados en la playa,
el mar los lame, arrastra
y deshace en el útero universal
de la existencia concebida,
malherida en tu ausencia.















Las aves.
Fernand Leger.
4 de febrero de 1881. Argentan. Francia.
17 de agosto de 1955. Gyf-sur-Yvette. Francia.

8 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Algunas me pregunto, pienso... ¿que hubiera sido, si la generación del 27, si la hubieran dejado? Menos tiros, menos exilios.
Yo a Miguel Hernandez, lo prefiero en la boca de Tina Pavón, la gran heredera de la Niña de los Peines.
Saludos

Ana dijo...

Asi o mas hermoso!!!!
Tu blogg!!!!

Tan.... ay no se, me fascina, podria vivi aqui perfectamente! jajja

Besos y mas besos

Ana

Ada dijo...

Gracias por descubrirme tu blog y poder disfrutar de tanta belleza.
Déjame que te diga que, para mí, no hay palabra más bella que la de Miguel Hernández.

Mi beso

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

... el tiempo pasado se zambulle en nuestro presente...

La Poesía es intemporal y consigue trasladarnos a ese estado del alma, hecho, lugar,...que se revela en nosotros.

Gracias, Antonio por tu visita.

Saludos.

Pero Luis Ibáñez Lérida.

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

... quédate cuánto quieras Ana...

Este espacio está abierto a que lo recorráis en cualquiera de sus puntos emocionales. El lar está dispuesto a que te acomodes en el sofá, te sirvas una taza de café o té, etc...

Gracias por tu visita. Espero que no sea la última. Y sobre todo por tu sonrisa.

Un beso de vida.

Pedro Luis Ibáñez Lérida.

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

... un placer Ada que La Palabra de Miguel Hernández nos cautive...

Gracias por recorrer el espacio que se hace nuestro y hacerlo bello en el ejercicio de tus palabras. Quédate cuánto quieras. La puerta está entornada para que pases...

Un beso de vida.

Pedro Luis Ibáñez Lérida

dulce dijo...

Pedro,
Me recordaste a Machado. Y pienso: vivo en función de ti
de tu mirada
de tus oidos
de tu tacto asombrado
de tu latido
vivo
y solo vivo para tí.

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

...por que de ti es bienvenida la dulzura de tu nombre...

Hallamos belleza en la urdimbre que nos entrelaza.

Un beso de vida.

Pedro Luis Ibáñez Lérida.