martes, 15 de julio de 2008

He venido para brotar

He venido para brotar
vida en el desierto
columbrando tu ser
hasta el jugoso tacto.

Ojos brillantes, brunos
como la noche estrellada
entre arenosas dunas
tornadas en gigantes mudos.
Intimo cuánta luz
pesa para proseguir
la senda sinuosa y oscura
que andan mis pasos.
No sé que me esperará,
pero sí que el corazón
lo guardan tus labios.










Poet
Irving Amen

2 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

"He venido para brotar
vida en el desierto"
Sólo los ángeles y los enviados del Señor, pueden decir esas cosas.
Saludos

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

... los ángeles no tienen alas para evitar que sus aleteos puedan romper el silencio...

Gracias por tu visita y las palabras que hacen senda de amistad..

Un saludo afectuoso de paz, poesía y libertad.

Pedro Luis Ibáñez Lérida.