sábado, 12 de abril de 2008

Me tomas como el cuaderno

Me tomas como el cuaderno,
entre las palmas de las manos,
y así revierte el abrigo
que me calienta en este letargo.
Deje de ser tu libro,
tu lectura, tus letras,
y me olvidaste
en el anaquel
de los libros olvidados.

2 comentarios:

Saray Pavón Márquez. dijo...

No creo que nadie quiera que dejes de ser su libro ;)

BeRsos!

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

Un libro para viajar, vivir, dormir, callar, amar.

Un libro para reir, cantar, recitar,
añorar, disfrutar.

El libro que aún está pendiente de leerse.

Los lazos que se entrelazan y nos hacen hermosos.

BErSOS de vida en Corazón Indómito.


Pedro LUís Ibáñez Lérida.